enero 4th, 2010

El Síndrome de la Eterna Promesa

Divagaciones, Nikodemo, Pendiente de Título, Preproducción, by Ezequiel Romero.

   O la razón por la que lo damos todo sin pensarlo.

   Todos sabemos que hay una cierta necesidad de gastar energía en grandes proyectos por parte de la gente que, como nosotros, no soporta estar quieta casi ni el tiempo que dura una película. Esto deriva en un flujo constante de cortometrajes, trabajos mal pagados, que no nos importe la coletilla “no remunerado” en los anuncios de casting o como currantes de equipo técnico. ¿Qué se busca con todo esto? El cumplimiento de promesas implícitas y, en cierto grado, imaginarias.

   Un actor (novato o experto) trabaja gratis con la esperanza de hacerlo bien y que le llamen para cosas pagadas.
   Idem con un pobre meritorio de producción.
   Idem con un equipo cualquiera de cualquier cortometraje.
   Un joven director desarrolla una historia porque tiene un amigo en una productora y puede que le compren el formato.
   Como empresa, cobramos barato y hasta ridículamente los trabajos con la esperanza de conseguir contactos y bobina.
   Y un largo etcétera.

   La cantidad de horas y esfuerzo sin recompensa que en trabajos de este tipo exprime a gente especialmente joven (pero no exclusivamente) es un derroche de espíritu emprendedor del que solo puedes decir que has sacado la experiencia de no volverlo a hacer igual.
   En Pendiente de Título empezamos sin otra pretensión que la de pasarlo bien, con un ligero sueño nuboso de conseguir algo genial sin pretenderlo demasiado. Por supuesto, la gran cantidad de trabajo que nos ocupó la serie, solo se pudo mantener con promesas cada vez más potentes: lo que estamos haciendo tiene mucha calidad, nos vale de curriculum, hacemos más ruido que con un corto, es posible que llamemos la atención de gente importante o con pasta, etc.
   Cuando estrenamos, nos mantuvo a flote la sensación de trabajo bien hecho, pero los momentos de flaqueza siempre se superaban con un ligero aumento de visitas, con salir en La Sexta, con alguien de alguna televisión que se interesaba por nosotros (que alguno ha habido) de portales de internet que nos contactaban porque les gustábamos…  Siempre parecíamos a punto de dar ese gran salto que haría que nuestro esfuerzo mereciese la pena.

   Por supuesto, eso nunca ocurrió. Sufrimos incontables penurias hasta que por fin, durante la Campus Party 2009, pusimos fin a la temporada y emitimos el último episodio durante una rueda de prensa con Nacho Vigalondo. Nos dijimos a nosotros mismos: ya está. No hemos conseguido ser un boom en internet, aunque tenemos nuestros fans; este proyecto nos ha hecho aprender muchísimo, pero hemos perdido por el camino más de lo que hemos ganado. Aquí se acaba Pendiente de Título.
   Luego resulta que, gracias a nuestro último episodio y varios coletazos que dimos mientras nos despedíamos, empieza a contactarnos más gente. Desde fans que nos piden que sigamos hasta interesantes acuerdos.
   Unirnos al equipo de Nikodemo.tv es una de esas promesas que nos han hecho pensar seriamente en una segunda temporada. Vemos, gracias a ellos, la oportunidad de levantar cabeza, unirnos en ese espíritu de comunidad de series que tanto nos gustaría ver, darnos a conocer mejor y poder conseguir la financiación imprescindible para hacer una segunda temporada que no nos haga morir en el intento.

   ¿Qué estamos preparando, gracias a Nikodemo?
   –Nueva web, más bonita y más interactiva, con nuevas secciones y tal y como debería haber sido desde un principio
   –Merchandising: Todos los que no habéis parado de pedirnos camisetas, agarraos porque aquí vienen ^^
   –Remasterización: Lo que hay es lo que hay, pero hemos hecho significativos arreglos en buena parte de la temporada: Nueva cabecera más currada, remontaje del capítulo 1 con nuevos planos y menos metraje inconsistente, remontaje del capítulo 2 que incluye el rodaje de toda una nueva subtrama que os va a encantar, así como muchos retoques en audio, vídeo y efectos especiales a lo largo de todos los episodios.
   –Emitidos por televisión: No solo en Vu87, el programa de Neox en que ya nos han emitido algún sketch ocasionalmente, sino que Onda Jerez RTV emitirá toda la temporada en televisión, junto con un importante esfuerzo promocional (gratis, naturalmente, servimos favor por favor, con la promesa de poder hacer ruido)
   –Segunda temporada: La estamos escribiendo, con bastante ilusión. Ya tenemos nuevos personajes y definida buena parte de las tramas principales de la temporada.

   ¿Por qué hemos hecho todo esto? No solo son infinidad de horas de trabajo y hasta dinero de nuestro bolsillo sin ningún tipo de remuneración.
   La Eterna Promesa de que esta vez, puede que esta vez, si nos esforzamos lo suficiente podamos llegar a besar el cielo.

   Ganas que no falten.

   ¡Estad atentos, porque iremos anunciando las cosas nuevas conforme estén online!

   Y os dejo con una tontería que grabamos en el descanso del rodaje del corto de un amigo nuestro, hace ya tiempo:

Más

Back Top

Responses to “El Síndrome de la Eterna Promesa”

  1. Bravo !! Que gran sabio el que escribe, pero me encanta que esas eternas promesas que nunca se cumplen no hayan podido con vosotros.
    Esperamos ansiosos esa segunda temporada (y ese merchandising)

  2. Me aficioné a vosotros gracias a la página de Riot Cinema y me ví vuestra primera temporada de un tirón. Está currada, es resultona y lo mejor es que cada capítulo es mejor que el siguiente. Seguid así, todo va llegando…

    PD: Os enlazo en el mi blog, espero que no os importe 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.