Parece un poco mentira que a estas alturas volvamos a hablar de la primera temporada de Pendiente de Título, pero es que la vida da muchas vueltas.

Pendiente de Título se rodó durante el año 2008. En 2009 terminó de estrenarse y dió sus últimos coletazos con vídeos sueltos y la pelea por la Segunda Temporada allá por 2010. Como no parecía haber un futuro la dimos por terminada en nuestra Carta de Despedida.

Ahora mismo estamos trabajando a destajo en una nueva serie, que desvelaremos muy pronto, con nuestros amigos de Papanatos y con un reparto estelar que nos morimos por presentaros. Y sin embargo, a otras cosas estábamos cuando se nos da la oportunidad de hablar con Antena 3 Multimedia y este genial proyecto de “El Sótano“, que nos recuerda en concepto a Nikodemo.tv pero que, en la práctica, no tiene color en cuanto a la profesionalidad y el trato y apoyo que hemos tenido con ellos.

Antena 3 es mucho Antena 3.

Así que ahora se ha reabierto un frente. No solo reestrenaremos la serie en la web de Antena 3 sino que les hemos presentado el proyecto de la Segunda Temporada, a ver si les gusta y podemos, con un poco de suerte, rodarla y estrenarla pronto para todos los que nos seguís desde hace años y para los que están por llegar gracias a Antena 3.

Os dejo con la presentación oficial:

http://www.antena3.com/videos-online/objetivotv/antena-abre-sotano_2011060700070.html

Más

Ando estos días hasta arriba de trabajo, pero como parece (una vez más) que se acercan cosas muy muy interesantes de las que aún no podemos hablar demasiado, me he puesto a retocar la web.

Hace como un año, en mitad de toda la reestructuración de la web para el lanzamiento del desastre que fue “Nikodemo.tv”, el foro dejó de funcionar. ¿Por qué? No tengo ni zorra.

La base de datos que el foro utilizaba para entenderse a si mismo sencillamente no funcionaba. Como la serie se canceló, no me preocupé mucho. ¡Pero ahora por fin lo he recuperado!

Ya ocurrió una vez. Perdimos el foro y todos los increíbles mensajes buenos y malos de todos los que nos conocieron cuando estábamos empezando. Fue una gran pérdida, como en general las distintas pérdidas de datos que hemos tenido desde que empezamos, pero ya nada se puede hacer: solo darle caña al nuevo foro.
Por cierto, ¿no os da la sensación de que ahora con las redes sociales lo de los foros es menos interesante para este tipo de proyectos? Aún así me parece importante, no se cómo lo veis. Aunque entiendo que no tenga el mismo fuelle de antes.

http://www.pendientedetitulo.com/foro

¿Hola?
¿Hola? ¿Si?
Un, dos, tres… Probando…

¿Hay alguien ahí? ¿Queda alguien todavía después de todo este tiempo?

Lo se, lo se. La última vez dije que no íbamos a volver y ahora aparezco así, como quien no quiere la cosa, con el blog recién lavadito de cara y con ganas de contarle cosas al mundo. Pero la vida es así de dura. Tendréis que soportarlo.

¿Y qué pasa para que ahora volvamos a dar la lata? Pues es muy sencillo: no somos capaces de quedarnos quietos.

En todo este tiempo hemos estado haciendo muchas cosas. Yo he estado actuando un poquillo, con alguna obra de teatro. He hecho cortos, curros de pospro… Alex ha hecho música, está a mil con Falsa Monea y ha estado haciendo un genial documental para Proyecto Hombre que saldrá dentro de poco. Jero está a punto de estrenar peli y bueno, os hacéis una idea. Hemos estado ocupados.

Más allá de todo esto, Alex y yo hemos pasado unos meses escribiendo por escribir. Nos hemos lanzado a crear cosas por la pura intención de aprender. Pero resulta que una de esas cosas que se nos ocurrieron cuajó como algo muy sencillo de hacer.
Aunque si algo nos quedó claro tras hacer Pendiente de Título es que las series online no tienen ningún futuro a corto o medio plazo por muchas razones, encontramos divertido y fácil de hacer lo que se nos había ocurrido y nos lanzamos. Cosas del destino, por el camino nos encontramos con Antonio Castelo.

Siempre me ha gustado Antonio Castelo como humorista. Al principio sin muchas más referencias más allá de verle alguna vez en el Caiga Quien Caiga. Luego se ganó mi admiración en la serie online Tu Antes Molabas, una de las pocas que realmente merecía la pena ver en internet. Y finalmente le conocimos en la puesta de largo de nuestro capítulo final en la Campus Party de Valencia.

Hasta hace poco no habíamos entrado en contacto con él otra vez, pero ha sido un romance a primera vista, con él y con su nuevo proyecto: Papanatos. Un portal de vídeos muy bien planteado, muy divertido y con algo clave: producción propia de calidad.

En los próximos días os iremos contando cosas de lo que tenemos entre manos y de nuestra nueva serie online para Papanatos (y otras cosas por venir).

Es probable también que esto deje de ser “el blog de Pendiente de Título” y lo convierta oficialmente en mi blog personal, en una web dedicada. Como la serie ya no existe y a Alex no le gustan las ataduras, no tiene sentido seguir aquí, aunque seguiremos contando los proyectos “made in Pendiente de Título”, como esta serie nueva que tenemos entre manos.

Sea como sea, bienvenidos seáis los pocos que quedáis.

Empezamos una nueva etapa.

Antes que nada, para los que aún no lo hayáis visto:

Lo único que puedo añadir es que estoy (estamos) realmente conmovidos por la reacción de la gente a nuestra despedida. Están siendo unos comentarios increíbles, y eso solo nos hace tener más ganas de poder continuar.

Aparte de eso, cualquier cosa que pueda decir ahora es una redundancia, pero me he sentido obligado a escribir un post para la ocasión, y sobretodo porque me habría encantado contar muchas otras cosas en el vídeo.
De hecho, creo que habría querido, ante todo, hablar con vosotros de uno en uno. Me encantaría contaros cada anécdota de la serie, cada razón que nos ha movido y cada motivo que nos ha hecho desistir finalmente en un día como el de hoy.

Cuando hicimos la serie, la hicimos sin pretensiones y de nuestro bolsillo. Eso ya lo sabéis.
Cuando haces las cosas sin dinero, a cambio tienes que dedicar mucho tiempo y mucho esfuerzo. Hasta el punto de no poder más, como fue nuestro caso. A quien no pagas no le puedes exigir el mismo nivel de implicación en horas y días que a tí mismo o a tus amigos cercanos (que son más abusables). Por esta razón, no nos veíamos capaces de hacer una segunda temporada en las mismas condiciones, a pesar de que tooodos nos moríamos de ganas.

Pero hay que saber aceptar las derrotas, aunque te lleve un año entero.
A estas alturas del partido no le podemos exigir a nadie que vuelva a dejar su vida, sus estudios, sus trabajos, etc, para hacer una serie sin presupuesto. No solo porque es un esfuerzo increíble sino porque la experiencia, aunque divertida, no supondrá una mejora respecto a la primera temporada. Si no podemos hacer las cosas mejor ni más a gusto, no tiene ningún sentido.

Estamos llenos de pena, y aunque hay muchas cosas en el horizonte, en forma de trabajos y proyectos personales, no será lo mismo. Un proyecto tan ambicioso como Pendiente de Título solo puede llevarse a cabo cuando tienes cierta edad y cierto nivel (nulo) de responsabilidades productivas para contigo y para con el resto del mundo.

Hay a quien le sale bien y a quien le sale mal. A nosotros nos ha salido a medias.

A vosotros no os puedo decir nada más. Tan solo adiós. Y gracias por el pescado.

Hace unos días estuve charlando con una amiga sobre diversos chistes de carreras universitarias.
Ella estudia una ingeniería, así que podéis suponer que había conversación para largo. Lo que más me llamó la atención, sin duda, fue cierta lista de “razones para estudiar una ingeniería“.

Me puse a darle vueltas y descubrí que no había en todo google una lista parecida para nuestra querida Comunicación Audiovisual, cuando prácticamente todas las carreras habidas y por haber tenían sus razones.
Entonces me lo planteé. ¿Qué razones tenemos para estudiar Comunicación Audiovisual?

Porque nunca me gustó estudiar, y esto es mejor que ser mecánico.
Porque siempre quise tener tiempo para mí.
Porque quiero ser actor, pero no está de más tener una carrera, “por si acaso”.
Porque me engañaron diciéndome que hacía falta estudiar para hacer cine.
Porque ser alguien de provecho no va conmigo.
Porque me gusta redactar CVs.
Porque en España el mercado audiovisual es abierto y está en alza.
Porque me gusta conocer a los autores de los libros que estudio.
Porque los profesores saben pinchar música. Ah, no, espera… esto es una disco…
Porque prefiero vivir de mis padres el resto de mi vida.
Para hacer amigos, o lo que surja.
Porque es la facultad que está más cerca del metro.
Porque la vida son dos días, y no es plan de pasarlos agobiado.
Porque me aficioné al botellón a los 15 años y soy una persona de costumbres.
Porque mis fines de semana ya no daban más de si.
Porque mi madre quería que estudiara una carrera.
Porque la UNED no tiene cafetería.
Porque siempre quise aprender a jugar al mus.
Porque nadie me dijo que un grado valía para lo mismo.
Porque me sobraba nota de corte y parecía un desperdicio meterme a Educación Física.
Porque siempre preferí la película al libro.
Porque me gusta dormir por las mañanas.
Porque lo marqué sin querer en la solicitud y me daba pereza ir a por otro sobre.
Porque dura lo mismo que medicina si te repartes bien el trabajo.
Porque necesitaba saber cuánto alcohol puedo beber.
Porque sí.
Porque bah.
Porque… pff

ACTUALIZACIÓN: Añadidos del público

Porque ya estoy mayor para una carrera seria  (Dely Cado, desde Facebook)
Porque me gusta trabajar gratis.
Porque siempre quise saber más que mis profesores (Jaime, desde Facebook)
Porque ya se que no es lo mismo que periodismo (*)
Porque no necesito acabarla para ganar un Oscar© (*)

Bueno, estas son las que me han salido a mi. Si se os ocurre alguna, compartidla, que es gratis ^^

septiembre 27th, 2010

De nuevo en Cámara Abierta

5 Comments, Pendiente de Título, by Ezequiel Romero.

Cuando estrenamos nos cubrió La Sexta, y desde entonces hemos aparecido en gran cantidad de blogs, en prensa escrita y de nuevo en televisiones.
Nunca nos hemos quejado de la atención de los medios tradicionales (aunque quizá habría molado que más blogs nos mencionaran) y desde hace unos meses, que estamos en un parón tan grande, nos han llamado ya de las noticias de Antena 3, de el País, y ahora de TVE.
Nuestra última aparición es en el programa Cámara Abierta, de TVE 24 horas. Ya aparecimos referenciados en ese programa hace tiempo, pero ahora nos dedican todo un tercio de su programa, ¡y eso nos saca los colores!
Nos lo pasamos muy bien rodándolo y haciendo el tonto y, curiosamente, la periodista que nos entrevistó resultó ser, para nuestra sorpresa, la autora de un libro sobre la creación de series de TV que siempre hemos tenido en la mesita de noche.
El mundo, que es un pañuelo.

Os dejamos con el reportaje, que os va a gustar mucho ^^

Cámara Abierta 2.0: Google Maps, Webseries y los premios INVI de rtve.es (25/09/10)

septiembre 13th, 2010

Paso a paso

8 Comments, Divagaciones, Pendiente de Título, Preproducción, by Ezequiel Romero.

Lo siento si recurro constantemente a recuerdos de mi infancia, pero es que no puedo evirtarlo.

Cuando era pequeño leía un montón. Pero mucho, mucho.
Recuerdo con especial cariño las colecciones de “El Barco de Vapor“. El primer libro que conseguí leer yo solo iba de un gato ladrón y un perro policía y era de la colección blanca (dibujos grandes, pocas letras…). Poco a poco fui creciendo y haciéndome con los libros de la colección azul y naranja hasta la roja (pero llegados a ese punto de sofisticación, empecé a conocer otras editoriales).

La anécdota que quiero destacar tiene que ver con un libro en concreto. No recuerdo el color ni el título, pero tenía que ver con soldaditos de plomo.
La primera vez que lo cogí de la estantería me aburrió. No lo entendía. Pensaba que estaba mal escrito; que no tenía sentido. Me perdía en los párrafos y la historia era una tontería.
Pocos (muy pocos) meses después decidí darle otra oportunidad, porque no tenía otra cosa que leer. De repente quedé alucinado. “¡Pero si tiene sentido!”, pensé.
Ese caos que yo pensaba que se debía a un autor malo eran en realidad flashbacks y giros de la historia tan complejos e inesperados para la edad que tenía que al principio no podía entenderlos. De repente me di cuenta de algo que nunca antes había notado de verdad: estoy creciendo.

Ese tipo de sensación se repite muchas veces a lo largo de nuestras vidas.
Con quince años hice mi primer corto al que pude llamar así (básicamente descubrí que existían los cortometrajes a mitad del rodaje) y tenía ya tantos efectos especiales, cromas, 3D, máscaras y cosas raras hechas con Combustion y Premiere que tuve que ponerme freno a mi mismo de repente.
Resulta que cada vez que veía el corto “terminado”, descubría que había hecho una sarta de tonterías y que podía mejorarlas en un abrir y cerrar de ojos con una nueva opción que había descubierto en los programas.
Estaba aprendiendo, y eso cambiaba mi perspectiva de lo que hacía con mucha rapidez.

Última etapa: Pendiente de Título.
Es evidente que hemos ido aprendiendo cosas. Solo hay que ver el episodio piloto y el especial para darse cuenta de que son la noche y el día. Esto es una mezcla de varias cosas, y no solo del aprendizaje. Reconocemos que esto empezó como un hobby tonto de exploración, y que al principio no le poníamos mucho empeño. Poco a poco nos fuimos animando.

Lista de cosas que hemos aprendido en Pendiente de Título (extracto):

-Nunca des por sentado que un actor va a venir
-Leer el guión antes de rodar no es estrictamente necesario
Nacho Vigalondo nunca te va a coger el teléfono a la primera
-Hablar con Bruce Willis por teléfono puede ser desconcertante
-Organiza los rodajes de mañana y de tarde con actores diferentes; así te ahorras comidas
Los Goya están menos vigilados de lo que la gente piensa
-Si la gente ve a alguien vestido de autoridad, le preguntará direcciones
-Siempre es posible rodar las escenas un poquito más complicadas
-El micro puede sostenerse en lugares insospechados
-Puedes justificar cualquier cosa con un bombazo nuclear
-Nadie te hará caso cuando cuando lo necesites; cuando no, te tocarán las narices
-Ante la duda, déjalo para pospro


Pero si algo ha cambiado en nosotros en este tiempo ha sido el conocimiento del medio en el que estamos. Haciendo una serie de Internet, lo más lógico es conocer Internet. Sin embargo, tanto Alex como yo somos reacios a entrar en conceptos tales como son las redes sociales o el seguimiento de blogs. Nunca fuimos animales de blogs ni facebook, y cuando empezamos la serie no la supimos promocionar ni el diez por ciento de lo que sabríamos hacerlo ahora.

Hemos visto pasar oportunidades y, con ciertos celos mal disimulados, el auge de series como Malviviendo, que vinieron después que nosotros (empezando también con una factura técnica y un planteamiento online mucho, pero que mucho mejor).
Nuestra poca inclinación por la sociedad online nos ha llevado a no estar presentes en la blogosfera, y que no se nos tenga en cuenta muy a menudo dentro del mundillo.
Hemos dejado pasar cosas, pero queremos aprender de nuestros errores.

Toda esta charla melancólica cobra sentido ahora cuando os hable de los premios bitácoras.
Una forma de estar presentes en la red es el canalizar a los que nos siguen para que hagan ruido. Ya dejamos pasar (por desconocimiento) la edición de premios de bitácoras 2009. Ahora, al pequeño porcentaje de vosotros que aún esperáis pacientemente a que empecemos a currar os pedimos un voto al mejor videoblog:





Podeis votar si tenéis cuenta en bitácoras, o si la tenéis en facebook o twitter.

¿Necesitáis que os lo pidamos de otra forma? Si pudiera poneros ojitos lo haría. ¡Ah! ¡Espera! Que si que puedo…

Anda, porfa, vótanos en los premios bitácoras 2010...

Anda, porfa, vótanos en los premios bitácoras 2010...

agosto 30th, 2010

Una buena y una mala

10 Comments, Pendiente de Título, Segunda Temporada, by Ezequiel Romero.

Llevo unos días metido de lleno en un rodaje agotador (como ayudante de dirección) con los chicos de la serie Desalmados. Estos días me despiertan la morriña por rodar PDT y me hacen darme cuenta de algo que ya supe cuando hice mis primeros cortos con 15 años: no hay ningún sitio mejor en todo el mundo que un rodaje.

Da igual que sean horarios interminables, o que tengamos mil problemas. ¡Esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida!

Esto, que me lleva a pensar en PDT, nos trae una noticia buena y una mala que, en realidad, son la misma noticia. Según cómo se desarrollen los acontecimientos puede ser buena o puede ser mala.
Llevamos en silencio todo el verano, en parte por vacaciones y en parte por acontecimientos diversos que nos han paralizado. Me muero de ganas por contároslo todo, pero no sería muy prudente por mi parte.
Tendréis que esperar a mediados de septiembre para tener noticias serias. Solo os puedo prometer que si es la noticia buena, va a ser gigantesca, y que si es mala, va a ser muuuy mala.

¡Qué ganas…!

Y por cierto, hablando de rodajes: algo de autopromo. Hice un corto apresuradillo y para clase hace un par de meses, y por fin está terminado. Ojo, es serio, para nada del rollo PDT ^^

junio 19th, 2010

Planteamientos básicos de guión

4 Comments, Divagaciones, Guión, by Ezequiel Romero.

Tengo que reconocer el gran impacto que “El Guión” tuvo en mi percepción del lenguaje cinematográfico cuando lo leí a los 17 años, y ahora lo recuerdo por lo útil que está siendo en el desarrollo de los guiones que me toca escribir de la Segunda Temporada.

Al ir avanzando por sus páginas (a través de una cierta autocomplacencia por parte del autor que no vi en su momento) se fueron creando conexiones en mi cabeza que daban sentido repentino a cientos de horas de cine vistas en mi vida, y mucho más allá.

El esquema de los tres actos fue para mi una revelación.

“¡Así se cuentan las historias para que tengan sentido”, pensé. Aunque nunca acepté, como también dice McKee, que los guiones debieran seguir una estructura pragmática en todo momento.

La forma tan clara de explicarse y estructurar la construcción de historias y personajes es un modelo muy claro para hacer las cosas bien y tener lógica narrativa, algo que a los primerizos nos falla constantemente en cuanto encontramos una idea que nos gusta y nos perdemos en ella.

Porque hay cosas tanto o más importantes que una idea original.
La mayoría de jóvenes escritores o realizadores confundimos con frecuencia ambas profesiones. Comenzamos a escribir con una idea que nos ha gustado mucho estéticamente, o que nos parece una forma original de abordar un tema. Es muy frecuente tener ideas para grandes finales o para detonantes muy buenos.

McKee nos enseña que hay algo más importante que todo esto.

Necesitas una evolución, un sentido total, una gramática. Necesitas que tu historia no se pierda en un recurso interesante sino que cada escena tenga sentido por sí misma y en un conjunto mayor que a su vez forma parte de un conjunto con un significado superior y una evolución de personajes significativa.

“El Guión” nos enseña muchas cosas cuando no sabemos nada pero creemos que lo sabemos todo. “El Guión” nos da la perspectiva suficiente para comprender la complejidad  que conlleva narrar bien una historia (que no es lo mismo que ser original). Cuando no sabemos nada nos dice que hay mucho por saber.

Con el paso del tiempo y la asimilación de los conceptos que propone, descubres otras cosas por tu cuenta.
“El Guión” es solo el principio de un universo de posibilidades narrativas, y es posible tacharlo como una forma de “escribir guiones de los años 50”. Te da las claves para la estructura de tres actos y todos los trucos de guión que llevamos décadas viendo.

Hay mucha gente que considera que McKee está chapado a la antigua, y es posible criticarle el hecho de ser puramente un teórico sin trabajos reales que avalen su supuesta perfección narrativa.

Sin embargo, hay que entender “El Guión” como un principio refutable.

En sus mismas páginas habla de ello: esta es la forma de contar buenas historias como siempre se han contando, no la única forma.

“El Guión” funciona no solo como el primer libro de guión que debes leer en tu carrera como guionista, sino como un libro de cabecera para recordarte que sigues en el camino de las historias que tienen sentido.

Muchos guionistas (que en realidad son directores) pretenden perderse en la poesía o en las nuevas narrativas como si no existiera nada más. Como si su percepción, alimentada con películas Indie y cine de culto fueran más que suficientes para hacer algo consistente.

La virtud está en descubrir que hay una forma básica de contar historias de forma que todo el mundo pueda entenderlas (presentación de personajes, detontante, desarrollo, clímax del último acto y desenlace). Puedes obviar cada una de las partes, darles la vuelta y contarlas como quieras hacerlo. Pero tienes que saber que esas partes existen y cumplen una función esencial para que el espectador entienda, aprecie y se emocione con lo que quieres contar.

También es cierto que, a la hora de escribir, todas las guías y estructuras tienden a desaparecer, y no es peor guionista quien se deja llevar por la imaginación.
Las reglas que propone “El Guión” funcionan mucho mejor a la hora de analizar un trabajo que a la hora de escribirlo, y eso también hay que tenerlo en cuenta.
Es una de las razones por las que el trabajo de guión es tan complejo. Tienes que saber estructurar, tener conocimientos de cómo cada palabra y diálogo afecta a cada fragmento del guión…

Pero, a fin de cuentas, solo puedes sentarte y… escribir.

Hay diferencias muy importantes en el proceso de guión de esta Segunda Temporada (si, va a molar tanto que lo vamos a poner en mayúsculas siempre).

La primera diferencia es la lentitud. Antes Alex y yo escribíamos lo guiones, previas conversaciones entre nosotros. Como además vivíamos juntos, esto se hacía muy fácil y rápido, y a escribir cada uno un episodio. Esto último también se hacía rápido (más unos que otros). Como ejemplo os digo que escribí el capítulo 1×09 en una tarde en el parque, y que sufrió muy pocos cambios después. Esto no es especialmente bueno, y los resultados están a la vista.

Ahora las cosas son muy diferentes. Ahora todas las ideas se debaten y se baten entre cinco personas a las que les cuesta mucho quedar (porque el curro es el curro, y de internet no se vive). Llevamos más o menos desde navidad desarrollando la Segunda Temporada con una trama mil veces más rica, compleja y loca que la primera. Se nota en la calidad, pero también es un proceso eterno.

De esa tarde escribiendo hemos pasado a un 2×01 en el que llevamos trabajando desde Semana Santa, y eso también se nota en su calidad. Siempre pensé que un buen guión es aquel que no se parece en nada a su primer borrador, así que este tiene que ser la ostia. Hemos hecho ya seis borradores, y cada uno es radicalmente distinto al anterior.

Esto también se traduce en una primera versión que apenas tenía dos efectos especiales y escenas espectaculares al principio y al final a un borrador número 6 con infinidad de escenas, personajes, viajes y efectos especiales. Al principio intentábamos contenernos, pero también hemos hecho nuestra una vieja regla, que es la de escribir lo que realmente queremos escribir; lo que la historia necesita.

La verdad es que tengo muchas ganas de que Carola, nuestra productora, lo lea y se nos eche encima diciendo que estamos como putas cabras y que eso no se puede rodar. Pero bueno, mejor pedir perdón que pedir permiso ^^

Ahora, mientras escribimos los capítulos dos y tres, estamos eligiendo a un pequeño grupo de personas externas para que lean el último borrador y así tener opiniones sobre si lo que estamos haciendo es o no una estupidez.

Del dinero nos encargaremos más adelante. Y es que hay cosas que es mejor dejarlas para pospro 😀

PD: Si queréis ser parte del grupo de gente que lea el borrador del 2×01 y nos ayude con su opinión a crear la versión definitiva del capítulo 1, no tenéis más que formar parte del Movimiento Dependiente, a través de su sección en la web o a través de la tienda ^^